La minería el mayor peligro para las aguas de Suramérica

En Minas Gerais, Brasil, está una de las mayores minas de hierro del mundo, y también una de las más contaminantes, el mayor peligro para las aguas de la región. Cuando se extrae el hierro, el desecho se descarga en forma de un barro cargado de metales pesados que infiltran las aguas y las contaminan. Resultado: los pueblos de más abajo deben purificar el agua para hacerla potable.

Otra amenaza para estas aguas, las calderas donde se hace el carbón. El carbón se usa como combustible para transformar el hierro en acero. Para alimentar las calderas, se importó un árbol de otro continente, uno que crece rápidamente, el eucalipto.

Se talaron 150 hectáreas de selva aborigen, para sembrar eucalipto. Debajo de los eucaliptos, la tierra se ha vuelto impermeable. Resultado: el agua ahora corre por la superficie, y no nutre el manto freático. Después de 20 años de explotación, la zona será un desierto. A los industriales no les importa. Están allí por la abundancia de lluvia. Los árboles crecen rápido. La operación es muy lucrativa para los dueños de las enormes plantaciones. Se sembraron con una sola misión: ser talados a los 5 años, y luego quemados para hacer carbón, ¿y después?

El eucalipto también obstruye el flujo del agua. Sus raíces tan poco profundas no retienen la tierra, que termina deslizándose hacia los torrentes. La corriente lleva esa tierra roja, que poco a poco bloquea los ríos.

Otro negocio minero del país ha tenido consecuencias devastadoras similares, la extracción de piedras preciosas. La tierra rica en hierro es también rica en oro y diamantes, y todos buscan una veta.

Al cavar en la montaña, los mineros han provocado la muerte de los arroyuelos. La tierra cae por las laderas y termina en los ríos.

Muchos lugares invalorables de Suramérica, fuentes de una gran biodiversidad, se encuentran en grave peligro, entre ellos, la cuenca del río Caura en Venezuela, hoy amenazada por diversos factores donde el peor de todos es la minería.

“Tal como lo advierten científicos locales, el incremento de la actividad minera en esta cuenca, comprometería este ecosistema que presta un valioso servicio ambiental contra el calentamiento global al preservar 1.4 billones de toneladas de biomasa que garantizan, aproximadamente, el 0.14 por ciento del oxigeno del planeta (la Amazonía aporta el 20%)”,  Evelyn Guzmán Bigott.

Para mayor información te recomendamos leer Por la creación del Parque Nacional El Caura.

Fuente: EARTH FROM ABOVE Defending Water Is Defending Life de Yann Arthus Bertrand.

Publicado en Brasil, Contaminación, Cuencas, Minería, Venezuela | Etiquetado , | Deja un comentario | 2.620 visitas

Embalse Lagartijo agredido por la tala indiscriminada y el irrespeto a las áreas de conservación

El embalse Lagartijo se encuentra sobre el río del mismo nombre, a 4 kilómetros de San Francisco de Yare, en el estado Miranda en Venezuela, fue construido entre 1960 y 1962 y tiene capacidad para almacenar 80 millones de metros cúbicos de agua, , en una superficie total de 451 hectáreas.

Para el ambientalista, Teobaldo Alvarado, la tala indiscriminada en las nacientes de los ríos que sirven de afluentes al embalse ha sido el peor enemigo de las cuencas.

“En estas zonas reinan las mafias que comercializan la madera. De manera indiscriminada talan las especies de samán, caoba y cedro, entre otras, que son de gran valor económico”, apuntó Alvarado.

Asimismo, la cuenca ha visto caer su nivel debido al irrespeto a las áreas de conservación por parte de personas que construyen en las riberas de los embalses.

“La Ley de Agua establece en su artículo 54 un área de protección de 300 metros antes de llegar al cauce y esta normativa se incumple por el desconocimiento de la norma y por falta de acción de los gobiernos locales”, destacó Teobaldo Alvarado.

Fuente: Últimas Noticias (24/10/2010, pag. 26), La naturaleza sufre por tala, quema e invasiones, Patricia Briceño Ramírez / Maurín Hernández / INTERPREN

Publicado en Cuencas, Embalses, Ley de Agua, Venezuela | Etiquetado , , | Deja un comentario | 3.198 visitas

Wadi Rum ejemplo de como se vive con muy poca agua

Uno de los desiertos más bellos del mundo es Wadi Rum, al Sur de Jordania. Wadi Rum significa “montaña alta”. Hace 400 millones de años, allí había un mar y todas las montañas de la actualidad fueron moldeadas por la erosión de la arena.

De hecho, el desierto Wadi Rum no está desierto. Aquí viven 6.000 personas, contando a los 2.000 beduinos. Los beduinos son nómadas con ganado.

En el desierto, el medio ambiente impone cierto estilo de vida. Hay que permanecer unidos, para ahorrar y compartir el agua.

Es increíble que un desierto pueda tener tantas plantas y animales. Un mundo despierta con la primera gota de agua o con el rocío. Esa lucha por la vida, sin agua, es impresionante.

La vida sin agua parece imposible. Sin embargo, millones de especies viven en esta tierra árida. Estas tierras áridas, todas diferentes, tienen el mismo nombre: desierto. En estas regiones, la lluvia es un fenómeno raro y el aire es muy seco. La temperatura puede llegar a 50 grados.

¿Cómo se vive con tan poca agua?

Ante todo, se debe recolectar toda la posible. La única oportunidad de las plantas para atrapar humedad es al alba, con el rocío. Es una bendición que aprovecha la mayoría de las criaturas vivientes.

Usando una técnica más eficiente, otros como algunos insectos juntan agua de la neblina. Se condensa sobre el cuerpo y cae directo a la boca.

Durante el resto del día, cuando el sol está en el cénit, la meta no es buscar agua, sino perder la mínima posible.

La mayoría de las plantas del desierto limitan el número y tamaño de sus hojas para ahorrar el preciado líquido. Y han desarrollado una capacidad fenomenal de almacenamiento. En un grupo de cactos puede haber cientos de litros de agua de reserva.

Es vital acumular humedad limitando su pérdida al mínimo. Los más afortunados son sorprendentemente adaptables. Con un cuerpo chato, se expone sólo la mitad al Sol. Protegida, la otra mitad se enfría rápidamente.

La vida de hoy en el desierto es precaria; pende de un hilo finísimo. Si se intensificara la sequía, ésta desaparecería.

En varias partes del mundo debido a la resequedad y mala explotación de la tierra, cerca de 600 millones de hectáreas, se están volviendo desérticas.

De los 800 millones de personas víctimas de la hambruna en el mundo, la mayoría vive en el cinturón seco.

Fuente: EARTH FROM ABOVE Defending Water Is Defending Life de Yann Arthus Bertrand.

Publicado en Ahorro, Recolección | Etiquetado , | Deja un comentario | 9.673 visitas

AGUA recurso ¿Renovable o No Renovable?

Todos aprendimos en la escuela que el agua es un recurso natural renovable pero limitado. Sin embargo, analicemos ciertas definiciones y saquen ustedes sus propias conclusiones.

Recursos Naturales son aquellos que proporciona la naturaleza sin ninguna intervención del ser humano. El agua es un regalo de la naturaleza para sostener toda la vida en el planeta.

Recursos naturales renovables son recursos con ciclos de regeneración por encima de su extracción, ¿Será que el ciclo del agua nos genera este preciado recurso, más rápido de lo que lo gastamos?

Recursos naturales no renovables son generalmente depósitos limitados (como petróleo) o recursos con ciclos de regeneración muy por debajo de los ritmos de extracción o explotación. ¿Será que consumimos el agua a un ritmo más rápido de lo que su ciclo natural la repone?

Por cierto, la extinción de especies, es un caso de uso abusivo y sin control, de la propia especie o de su hábitat. ¿Eran o no renovables esas especies?

Veamos que ha pasado estos últimos años

El crecimiento de la población, la contaminación o destrucción de fuentes naturales de agua limpia y el mal uso que le hemos dado, están poniendo en peligro la provisión de agua del planeta.

Según la FAO, a partir de 1950 se ha triplicado el consumo del agua en todo el mundo. Mientras que el consumo por habitante ha aumentado casi en un 50% (800mts. cúbicos por habitante), siendo el sector agrícola (70% del total) y el sector industrial (20% del total) los que utilizan la mayor parte del agua que se consume.

El desierto se define como un área donde no caen más de 250 mm de lluvia al año. Como hace tanto calor, el agua de lluvia se evapora.

El 41% de la Tierra es desierto o semi-desierto. Es difícil imaginárselo, pero más de 2 mil millones de personas viven en áreas privadas de agua; es un tercio de la humanidad.

Desde 1950, 80% de los ríos europeos tienen diques, que trastocan los sistemas fluviales y evitan que las aguas subterráneas se reabastezcan. Empobrecen los hábitats naturales y muchas especies animales están desapareciendo.

Distribución desigual de agua en el mundo

El agua es necesaria para la vida, no es posible subsistir sin ella, la Asamblea General de Naciones Unidas, por iniciativa de Bolivia, aprobó recientemente una resolución en la que se reconoce el agua potable y el saneamiento básico como derechos humanos universales. Pero lo que nos causa realmente muchos problemas, es la distribución desigual de agua en el mundo.

En el desierto Mojave, al Sur de Nevada, el estado más árido de EUA, el promedio de lluvia es de 200 mm por año.

La noche cae en el desierto y Las Vegas revela toda su extravagancia. A pesar de la sequía permanente, hay agua por todos lados. Los casinos compiten con sus exhibiciones excesivas de agua, pero pueden hacer lo que quieran, porque dejan 6 mil millones de dólares al año.

Las Vegas ha costado miles de millones de dólares y miles de millones de litros de agua dulce.

A nadie le preocupa malgastar agua. El consumo de agua en Las Vegas es dos veces mayor que el promedio del país. El 75% del consumo de agua de Las Vegas va a los jardines, parques y sus 50 campos de golf.

Un habitante de Amán en Jordania consume 15 veces menos agua que un estadounidense y esto se reduce anualmente, con el aumento de la población.

Enfrentamos escasez de agua en la mitad de las ciudades principales del mundo como Amán, Beijing, El Cairo, Ciudad de México. 50 CIUDADES DE MÁS DE 6 MILLONES DE HABITANTES. Y lo más alarmante aquí, es que entre 30% y 50% del agua se desperdicia por tuberías que gotean.

Hay una cifra que deja helado cuando se habla de agua. El 70% del agua dulce usada en el globo es para irrigación de tierras sembradas. Pero a veces malgastamos esta agua. En la Tierra, una persona de cada cinco no tiene acceso a agua limpia.

El gran ciclo hidrológico

El agua a fluido por mil millones de años, este constante proceso se llama “el gran ciclo hidrológico”.

La vida del agua dulce comienza en los océanos, donde se concentra el 97% del agua del mundo. Calentada por los rayos solares, se evapora una fina película de agua, que deja la sal en el mar. Viaja a través del aire en la forma de vapor que se condensa y forma nubes. Cuando esas gotitas mínimas que forman las nubes crecen, se transforman en lluvia o nieve.

Parte de esta agua queda presa en los glaciares. Hoy representan dos tercios del agua dulce que existe en el planeta, una reserva a la que no tenemos acceso. El agua líquida se abre camino hacia los océanos. Durante millones de años su fuerza erosiva ha formado muchos contornos, abriendo pasajes a través de las rocas.

Parte del agua que fluye en la Tierra se mete debajo de la superficie. Si excluimos los glaciares, hay 100 veces más agua dulce subterránea que en la Tierra.

El gran ciclo hidrológico, que parece ser perfecto, desgraciadamente tiene un punto débil. El agua no cae sistemáticamente en las mismas fechas ni lugares.

En muchas partes del mundo no hay agua. En ciertas partes, el ciclo climático alterna entre temporadas de lluvias fuertes y sequías, cuando no llueve nunca.

Los grifos del cielo se abren y cierran de pronto. Le llamamos el monzón. En un trimestre caen tres cuartos de la lluvia, un renacimiento para el hombre y la naturaleza.

Parte del agua dulce de la Tierra no puede usarse. Se devuelve muy rápido a los océanos, se almacena como hielo o muy profundo en el suelo y ya no participa en el ciclo hidrológico.

Mares y lagos están desapareciendo

El Mar Aral, en Asia central, era tan grande como Holanda y Bélgica juntos, en 1960 era el cuarto mar interior del mundo con una extensión de 68.000 kilómetros cuadrados, luego de 44 años, en el 2004 era apenas el vigésimo quinto mar interior del mundo con una extensión de 17.000 kilómetros cuadrados. Los dos ríos que fluían al mar se han desviado para irrigar plantaciones de algodón. Resultado: el Mar Aral casi ha desaparecido.

El agua del Mar Muerto es 10 veces más salada que la del océano, su nivel disminuye un metro por año. Por este descenso, en la actualidad ha quedado dividido en dos partes. También es el lugar más bajo de la Tierra ubicado a 412 metros bajo el nivel del mar. En 50 años, este mar ha perdido 30% de su superficie y según los expertos, en el año 2050 habrá desaparecido.

La sal de este mar contiene mucho potasio, bromo y magnesio. Dichas materias primas tienen mucha demanda en la industria química y son explotadas por Israel y Jordania. Todos esos cambios amenazan a especies ya adaptadas a esas condiciones extremas, que son únicas en la Tierra.

El lago Chad, en África, ha perdido el 95% de su área de superficie en 40 años. ¿Quién tiene la culpa? La sequía, los diques y la irrigación. Donde veíamos un mar pequeño (en 1960 era el cuarto lago más grande de África con una impresionante extensión de 26.000 kilómetros cuadrados), ahora hay un laguito de apenas 900 kilómetros cuadrados, rodeado de pantanos.

Ahora puedes sacar tus propias conclusiones

¿El gran ciclo hidrológico se verá afectado por esta desaparición de mares y lagos?

Consciente del deterioro y mal uso del agua, la Agenda 21 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Ambiente y Desarrollo Río de Janeiro, Junio de 1992), le ha dedicado el capítulo 18 en el cual, entre otros conceptos señala que: “…la escasez generalizada de agua, su destrucción gradual y su creciente contaminación,…, exigen una planificación y una ordenación integrada de los recursos hídricos…”, proponiendo “…planes de utilización racional del agua mediante una mayor conciencia pública, programas de educación, etc…”

Hay entre 150 y 200 millones de personas sobre la faz del planeta que enfrentan una ausencia de agua potable. Por tanto, se requieren de muchas iniciativas que ayuden a lograr la meta de la ONU: reducir al 50% el número de personas que no tienen acceso a agua potable para 2015.

Un desarrollo sostenible, es, sin duda, la mejor solución para preservar la herencia ecológica del mañana.

Nos toca a nosotros hallar soluciones para que no se nos acabe el agua.

Publicado en Distribución, Provisión | Etiquetado , , | 6 comentarios | 102.792 visitas