La minería el mayor peligro para las aguas de Suramérica

En Minas Gerais, Brasil, está una de las mayores minas de hierro del mundo, y también una de las más contaminantes, el mayor peligro para las aguas de la región. Cuando se extrae el hierro, el desecho se descarga en forma de un barro cargado de metales pesados que infiltran las aguas y las contaminan. Resultado: los pueblos de más abajo deben purificar el agua para hacerla potable.

Otra amenaza para estas aguas, las calderas donde se hace el carbón. El carbón se usa como combustible para transformar el hierro en acero. Para alimentar las calderas, se importó un árbol de otro continente, uno que crece rápidamente, el eucalipto.

Se talaron 150 hectáreas de selva aborigen, para sembrar eucalipto. Debajo de los eucaliptos, la tierra se ha vuelto impermeable. Resultado: el agua ahora corre por la superficie, y no nutre el manto freático. Después de 20 años de explotación, la zona será un desierto. A los industriales no les importa. Están allí por la abundancia de lluvia. Los árboles crecen rápido. La operación es muy lucrativa para los dueños de las enormes plantaciones. Se sembraron con una sola misión: ser talados a los 5 años, y luego quemados para hacer carbón, ¿y después?

El eucalipto también obstruye el flujo del agua. Sus raíces tan poco profundas no retienen la tierra, que termina deslizándose hacia los torrentes. La corriente lleva esa tierra roja, que poco a poco bloquea los ríos.

Otro negocio minero del país ha tenido consecuencias devastadoras similares, la extracción de piedras preciosas. La tierra rica en hierro es también rica en oro y diamantes, y todos buscan una veta.

Al cavar en la montaña, los mineros han provocado la muerte de los arroyuelos. La tierra cae por las laderas y termina en los ríos.

Muchos lugares invalorables de Suramérica, fuentes de una gran biodiversidad, se encuentran en grave peligro, entre ellos, la cuenca del río Caura en Venezuela, hoy amenazada por diversos factores donde el peor de todos es la minería.

“Tal como lo advierten científicos locales, el incremento de la actividad minera en esta cuenca, comprometería este ecosistema que presta un valioso servicio ambiental contra el calentamiento global al preservar 1.4 billones de toneladas de biomasa que garantizan, aproximadamente, el 0.14 por ciento del oxigeno del planeta (la Amazonía aporta el 20%)”,  Evelyn Guzmán Bigott.

Para mayor información te recomendamos leer Por la creación del Parque Nacional El Caura.

Fuente: EARTH FROM ABOVE Defending Water Is Defending Life de Yann Arthus Bertrand.

Esta entrada fue publicada en Brasil, Contaminación, Cuencas, Minería, Venezuela y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario